¿Ha cambiado para siempre el COVID-19 a los gimnasios?

Los gobiernos de todo el mundo están implementando actualmente medidas para aligerar el confinamiento de sus países. En algunos lugares, los gimnasios ya pueden abrir, aunque se adhieren a pautas estrictas: dirigir un gimnasio en este momento es un juego completamente diferente a causa del Covid-19. En general, las estadísticas de «apertura» para la industria del fitness parecen positivas

¿Volverá a ser lo mismo?

Los gimnasios están reabriendo, las medidas de distanciamiento social se están relajando y podemos ver la luz al final del túnel COVID-19. Y si bien muchas empresas y personas por igual están entusiasmadas de dejar atrás el bloqueo y progresar hacia una forma de vida «nueva y normal», no podemos olvidar que todavía estamos viviendo en tiempos muy inciertos. La investigación científica sobre la vacunación contra el coronavirus está ocurriendo a una velocidad vertiginosa. Aún así, no hay garantía de cuándo se lanzará la vacuna, y se predice que muchos países experimentarán una segunda ola de COVID-19.

Aunque esto no quiere decir que no hay forma de planificar para el futuro, en muchos sentidos, el mundo debe continuar tomando cada día como viene. Navegar en esta «nueva normalidad» es la primera vez para todos los negocios relacionados al fitness. Hay muchos puntos a tocar, pero siempre es positivo tener algo de suelo firme para empezar a caminar esta nueva normalidad.

En Estados Unidos, Los gimansios se han incluido en la fase uno del plan «Opening Up America Again». Esto se produjo después de un impulso de lobby de los ejecutivos de grandes franquicias de gimnasios, junto con el apoyo de IHRSA. Las conversaciones con diez líderes empresariales de gimnasios ayudaron a mover los gimnasios al frente de la línea. Ahora, a medida que los gimnasios vuelven a abrir, los controles de temperatura, las máscaras, las exenciones y los estrictos protocolos de salud y seguridad son una nueva realidad.

El futuro es híbrido

Un informe reciente de Harrison Co. encuestó a aproximadamente 1,000 usuarios de gimnasios y descubrió que $10 mil millones anuales podrían abandonar el gimnasio en favor de las opciones de entrenamiento en casa, y por miedo de un rebrote de COVID-19. A pesar de esto, el informe también encontró que el 37% de todos los participantes de la encuesta indicaron que entrenarían más después del COVID-19, con más del 50% motivados para hacerlo por una apreciación renovada de su salud y bienestar.

El mundo, tal como lo conocemos, se ha visto obligado a los gimnasios a adaptarse para continuar funcionando en medio del COVID-19, y el comportamiento de las personas inevitablemente ha cambiado junto con él. Los entrenamientos en línea llegaron para quedarse porque los consumidores esperarán una oferta híbrida, y los gimnasios que continúan brindando entrenamientos en línea y servicios en físico atenderán la flexibilidad a la que los miembros se han acostumbrado. Algunas de las franquicias más grandes del mundo están listas para el futuro híbrido, y se han estado preparando durante mucho tiempo.

Los retos de una segunda ola de coronavirus

Uno de los desafíos más apremiantes para todo tipo de gimnasio que sobreviva a la vorágine de la primera ola del coronavirus es estar preparados para la siguiente hay muchos problemas que superar en los próximos meses. Como se mencionó al comienzo de este artículo, se predice que muchos países podrían experimentar una segunda ola del COVID-19. Con suerte, si esto sucede, el mundo estará mejor equipado para contener el virus por segunda vez.

Pase lo que pase, es una posibilidad que todo negocio de fitness, de todos los tamaños, debe tener en cuenta. Al menos esta vez, el desafío viene con un lado positivo: los gimnasios habrán pasado por esto antes y estarán preparados. Incluso cuando los estudios físicos vuelvan a abrir, la gran mayoría de gimnasios continuarán brindando servicios en línea: tienen una plataforma a la que recurrir.

De todo lo que ha sucedido en los últimos meses, sabemos con certeza que esta pandemia ha transformado la industria del fitness. No solo por ahora, no solo a corto plazo, sino para siempre. A partir de las acciones que se están tomando, y la forma en que sus líderes hablan sobre la industria, está claro que a pesar de la incertidumbre, la «apertura» y el futuro de la industria del fitness parece positivo. Y es algo por lo que emocionarse.

Nadie podría haber predicho que tendría que estar pensando en cómo volver a abrir su gimnasio después de una pandemia. Pero, las empresas más exitosas se adaptan rápidamente a los cambios que las rodean. Al asumir la responsabilidad de la seguridad de sus clientes e implementar nuevos procedimientos y pautas, puede minimizar la propagación del virus en su gimnasio y proteger a sus clientes.

Author

Share

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here