Así empezó el entrenamiento digital: La historia del home fitness

Toda esta crisis del coronavirus nos ha obligado a entrenar en nuestros hogares, pero la historia del «home fitness» viene desde hace décadas, podríamos decir que ha marcado la vida de los aficionados, y no tan aficionados al fitness desde antes de todas las tendencias que hoy en día conocemos y amamos.

Muchas personas recuerdan la primera vez que se enteraron de manera directa o indirecta del home fitness, particularmente yo lo recuerdo muy bien. Eran principios de la década del 2000, y yo desde mi pequeña ciudad en Venezuela, recuerdo que en el canal dónde religiosamente veía todos las mañanas los dibujos animados, al terminar comenzaba un programa de entrenamiento donde la hostess usaba unas licras muy ceñidas al cuerpo y de colores brillantes, como podrán imaginar eso quedó muy marcado en mi pequeña e impresionable mente de infante.

El home fitness ha estado en nuestras vidas durante décadas, y ha asumido un nuevo papel desde que la pandemia del coronavirus cerró los gimnasios en todo el mundo. Ya sea que se trate de una clase de yoga en Zoom, o de hacer comprar nerviosos de implementos o maquinas para entrenar en casa, muchos de nosotros estamos tratando de encontrar formas de hacer ejercicio de manera efectiva dentro de esas cuatro paredes que llamamos. Pero, ¿cómo nació esa industria que creo el Thighmaster y el Wii Fit, y hacia dónde se dirige después de la pandemia?

Al inicio todo iba dirigido a las mujeres

El ejercicio ha existido por mucho tiempo; El yoga en India, el tai chi en China y el entrenamiento olímpico en Grecia se remontan a miles de años, por ejemplo. Pero el «fitness» tal como lo conocemos hoy en día es una creación relativamente nueva, ni siquiera tiene 200 años. Uno de los primeros ejemplos proviene de una guía ilustrada escrita en 1861 en la Inglaterra victoriana, que muestra a mujeres con enaguas y hombres con corbatas que ejercitan diferentes grupos musculares. La idea del entrenamiento diario surgió de Gustav Ernst, un maquinista ortopédico en Londres que inventó el gimnasio portátil para el hogar, un dispositivo hecho de tablas de caoba, cuerdas, pesas y poleas.

En esos días previos a la revolución industrial, las personas tenían labores que los exigían físicamente. Los gimnasios eran raros; los que existían eran frecuentados casi exclusivamente por hombres, y no eran lugares donde estarías orgulloso de ser visto. Fueron vistos como una especie de lugares de mala muerte. Y aunque la gente, en su mayoría hombres, practicaba deportes, sudar a propósito por salud o apariencia no era algo que la mayoría de la gente hiciera.

El home fitness, tal como lo conocemos en Occidente, comenzó a aparecer en algún momento después de la Segunda Guerra Mundial, con Estados Unidos detrás de muchas de las tendencias que posteriormente barrieron el mundo. Muchos estadounidenses tenían hogares más grandes después de la guerra, además de una gran innovación tecnológica: la televisión. La economía estaba en auge, las jóvenes parejas casadas se mudaron a los suburbios, la gente conducía más y comenzaron a surgir preocupaciones de salud pública sobre la obesidad.

Las tendencias hacia una vida más plena y los desarrollos tecnológicos alimentaron el apetito por mantenerse saludable convenientemente desde casa. Tradicionalmente, los hombres se iban a trabajar todos los días mientras que las mujeres se quedaban en casa para hacer las tareas domésticas. Estas mujeres se convirtieron en el objetivo principal de la incipiente industria del home fitness, y se les promovió como un elemento clave de su rutina de belleza.

En 1951, el gurú del fitness, Jack LaLanne comenzó a transmitir un programa de televisión sobre ejercicios dirigido principalmente a las amas de casa: un programa de un solo hombre en el que demostró ejercicios como flexiones laterales y elevaciones de piernas o ejercicios aeróbicos para curar la resaca, todo esto lo hacia mientras sonaba música como si de carnaval fuese. Dirigirse a esta audiencia femenina causó un punto de inflexión. En poco tiempo, los catálogos y los anuncios de televisión comenzaron a ofrecer productos orientados al entrenamiento desde casa.

La revolución del home fitness será televisada

Los productos que prometen soluciones rápidas y formas sencillas de perder peso han sido parte de la industria del fitness y de la salud desde tiempos inmemoriales, y en estos primeros días en los años 50 y 60 estaban fuertemente dirigidos a este mismo grupo demográfico, las mujeres amas de hogar.

Hubo los llamados «trajes adelgazantes» y «trajes de sauna»: imagina una licra de plástico de cuerpo completo que supuestamente te hace sudar aún más mientras haces ejercicio, supuestamente te hace perder peso más rápido cuando entrenas en tu casa frente al televisor, incluso todavía existen hasta el día de hoy. Y, por supuesto, estaban los cinturones vibratorios que te amarrarías alrededor de los muslos o la parte inferior del abdomen para quitar la grasa. Incluso el aro de hula, ese pedazo de plástico redondo y grande que venían de varios colores, se vendió originalmente como equipo de ejercicio; se vendieron más de 100 millones en los primeros seis meses después del lanzamiento del producto en 1958.

Durante las siguientes dos décadas, el fitness comenzó a moverse fuera del hogar y adquirió un tono más vigoroso con el advenimiento de la cultura del jogging. El fitness se convirtió en un estilo de vida, uno que venía con un nuevo guardarropa: piense en leggings, diademas, camisetas sin mangas y calentadores de piernas. Los gimnasios comenzaron a abrirse; destinos brillantes que ofrecen espejos y clases grupales, a menudo conectados a las oficinas de grandes corporaciones para atraer a los yuppies.

Luego, el mundo del fitness fue remodelado por otra innovación tecnológica clave: la cinta de video VHS. La actriz estadounidense Jane Fonda irrumpió en la escena en 1982 con su cinta de vídeo Workout de Jane Fonda que, una vez más, apuntó a las mujeres en casa. Durante la década, esa cinta vendió 17 millones de copias en todo el mundo y desencadenó varias series de seguimiento. Junto con la creciente popularidad de los clubes de fitness la industria del fitness estaba en auge en todos los frentes.

La tecnología VHS fue muy importante porque permitió a las personas realizar estos ejercicios sobre lo que ahora llamamos entrenamiento on-demand. También hizo que el ejercicio fuese más un fenómeno internacional porque estas cintas de VHS se enviaban a todo el mundo, lo que hizo de los Estados Unidos, en muchos sentidos, una especie de sede de la cultura del fitness.

Una avalancha de cintas y programas de entrenamiento televisivo siguió al éxito de Fonda, lanzando carreras para personalidades como Richard Simmons en los EE. UU. O Mr Motivator en el Reino Unido, que está experimentando un resurgimiento en la era del coronavirus. Otras celebridades también siguieron el ejemplo de Fonda; La modelo australiana Elle MacPherson lanzó el video de ejercicios «The Body», mientras que la actriz estadounidense Suzanne Somers presentó el Thighmaster, diseñado para fortalecer los músculos de las piernas en el sofá mientras mira televisión. Entrenar en casa ahora estaba «conectado con la cultura de Hollywood», lo que fortaleció su atractivo.

Luego vino el gimnasio en casa. Estas máquinas costosas, como las cintas de correr, las máquinas elípticas o las bicicletas estacionarias, llenaron sótanos en todo el mundo en la década de 1990. Todavía había productos tontos: piense en el Shake Weight, o en los «estimuladores abdominales» eléctricos que se colocan en la barriga y que se supone que hacen vibrar el abdomen hasta conseguir un six pack bien definido. Pero las máquinas de ejercicios de lujo 10 en uno, como las que verías en un gimnasio, permiten que las personas se tomen en serio el home fitness. Y todos estos productos sirvieron para promover la idea de que deberíamos maximizar el tiempo y la superación personal.

El internet y la era del coronavirus

Lo que nos lleva al día de hoy. Los actores vestidos con spandex en las cintas VHS han sido reemplazados por personas influyentes en las plataformas de redes sociales como Instagram, muchos de los cuales respaldan el mismo tipo de suplementos dietéticos para adelgazar o aparatos para hacer ejercicio que la industria del fitness siempre tiene.

Excepto ahora, en gran parte lo llamamos la «industria del bienestar». Hacer ejercicio no se trata solo de mantenerse en forma; Las líneas entre el estado físico y el movimiento de autoayuda se han vuelto borrosas. Necesitamos el ejercicio no solo como un régimen de belleza ahora, y no solo como una situación del corazón y la salud, ahora debemos hacerlo para nuestra salud mental. Esto es ahora una carga en todos los aspectos de nuestra vida.

Y las ofertas se han vuelto aún más complejas, con fenómenos de ejercicios grupales similares a un «culto religioso» como SoulCycle, clases de «atención plena» que combinan yoga, aromaterapia y paisajes sonoros, y gimnasios de lujo como Equinox que ofrecen servicios adicionales como cuidado de niños y espacios de trabajo.

Pero eso fue precoronavirus. Ahora, con los gimnasios cerrados y las salidas totalmente restringidas, todos estamos innovando; los instructores de fitness se han movido rápidamente en ordas, las clases de yoga han tomado Zoom, y las ventas de equipos de ejercicio y las descargas de aplicaciones fitness están en aumento. Entre enero y marzo en los EE. UU., Por ejemplo, las ventas de equipos de gimnasia se dispararon un 55% a medida que las cuarentenas comenzaron a activarse. Algunos gimnasios incluso están introduciendo programas de alquiler para sus equipos durante la pandemia, prestando máquinas a los miembros por una tarifa.

Yo personalmente creo que es demasiado pronto para saber si el coronavirus podría conducir a un nuevo auge del home fitness. Creo que las nuevas clases virtuales aprovechan algo que antes no existía en el home fitness, pero creo que el atractivo del gimnasio puede ser más fuerte a largo plazo. Los gimnasios cumplen un papel social bastante diferente. Son lugares donde los ejercicios realizados por individuos pueden ser comunitarios y competitivos, pero todo eso estaría por verse, como ya dijimos antes los hábitos de consumo han cambiado radicalmente, y las nuevas reglas de distanciamiento social van a crear algo que llamo «entrenamiento socialmente distanciado«. No quiero jugar al adivino, pero algo si puedo estar seguro, el home fitness podría llegar a representar el 50% de la cuota de mercado en toda la industria fitness.

Author

Share

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here